Banner

CAASIM NIEGA EL AGUA A COLONIAS POPULARES DE PACHUCA POR SER “IRREGULARES”

Las protestas por la falta de agua en diversas colonias de la zona metropolitana de Pachuca van en aumento; en los últimos días se han manifestado en las oficinas de CAASIM habitantes de colonias como Ampliación Santa Julia, vecinos de la Minerva y en otros lugares, todos demandan regularidad en el servicio de agua.

En el caso de colonias “irregulares”, como las llama CAASIM en una reciente nota informativa a través de algunos medios de comunicación, se habían establecido convenios con dicha dependencia para dotar del preciado y vital líquido a cientos de familias ubicadas en zonas marginadas de la zona norponiente de Pachuca y otras colonias ubicadas en la zona de Tlapacoya y la Loma. Sin embargo, CAASIM para evitar que más gente se beneficie de los descuentos ha optado por incrementar los precios de las pipas en 300 pesos más por cada una, con el fin de desalentar la compra del agua de forma organizada y con ello encarecerla. Así pretende obligar a los usuarios a pagar el servicio al nuevo precio por la necesidad diaria del agua.

Por otro lado, para solicitar nuevos contratos, la dependencia llega a cobrar hasta 6 mil pesos por la toma domiciliaria, cuando en declaraciones a medios de comunicación el gobernador dijo que estos no rebasan los 1,900 pesos. Además, CAASIM ha incrementado los precios del consumo básico, muy por encima de los autorizados por el Congreso local, diversas familias han sufrido incrementos desmedidos, sus recibos pasan de $200 a $500 o más en un mes, cuando su consumo es el mismo.

Otros problemas con CAASIM tienen que ver con el aumento de precios en el servicio del vactor para desazolve de fosas sépticas, la falta de bacheo en calles donde ha roto el pavimento, así como la falta de atención a reportes de fugas de agua potable y drenaje. Es tan lenta la respuesta a los reportes de los ciudadanos que, por ejemplo, para el arreglo de baches en una colonia se llega a tardar hasta dos meses o más, a ese ritmo será imposible reparar todas las roturas hechas por los trabajadores de la dependencia, pues tan sólo en la ciudad de Pachuca hay más de 450 colonias.

Ante esta embestida de CAASIM en contra de los usuarios del servicio del agua en diferentes modalidades es importante puntualizar algunas cosas para no dejar que se imponga la voluntad de la directiva de ese organismo que realiza una clara violación al derecho del agua y no brinda una buena atención en los servicios prestados.

Primero.  Reiterar que el derecho al agua es universal, así como su calidad y precio asequible al consumidor, así lo dice nuestra Constitución en el artículo 4, párrafo 6. Y, por tanto, CAASIM, está obligada a respetar este precepto constitucional, si no quiere caer en violación flagrante de ese derecho.

Segundo. El agua es un bien de la nación y nadie se debe abrogar el derecho de disponer a su capricho, negándole el vital liquido a la población más vulnerable, como pretende hacerlo CAASIM.  Por eso mismo, ya se puso la queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, para que se haga lo precedente, toda vez que funcionarios de la dependencia se niegan a atender y resolver las demandas planteadas por los inconformes en estos tres días consecutivos de protestas.

Tercero. El director de CAASIM, Lic. Juan Evel Chávez Trovamala, en un evento con el gobernador hizo alusión a las protestas recientes, señalando que se trata de “politizar” el problema del agua por algunas personas u organizaciones. Pero no dice si tienen razón o no los inconformes, y respecto a lo dicho es muy sencillo de evitar: que atienda y resuelva lo que los manifestantes piden, y que no eche por delante humo a los ojos para ocultar la falta de solución al problema del agua en muchas colonias de la capital.

Finalmente, el hecho de que existan colonias irregulares no es problema de los inconformes que demandan el agua a CAASIM sino de los gobiernos estatales como el actual que no hacen lo procedente por atender y agilizar la regularización de sus predios, mientras tanto no se les puede negar el agua e introducción del servicio en esas zonas porque va contra todo derecho. Lo que deberían de hacer es precisamente ver cómo unir esfuerzos entre dependencias involucradas para desatorar los problemas que impiden la introducción de los servicios públicos.

Así las cosas, la lucha por la defensa del agua apenas comienza, invitamos a todos los ciudadanos y vecinos de las diferentes colonias y fraccionamientos de Pachuca a que nos unamos en un solo Frente para no dejar que CAASIM haga de las suyas: sin brindar un buen servicio, cobrar recibos fuera de toda norma; que respete los convenios de pipas a zonas marginadas y baje los precios de los nuevos contratos a precios accesibles. Mientras CAASIM no dé respuestas a estos problemas cruciales, las protestas seguirán afuera de las instalaciones de la dependencia. Que conste.

¡QUEREMOS AGUA PARA TODOS! ¡RESPETO A LOS CONVENIOS DE AGUA!

ATENTAMENTE

MOVIMIENTO ANTORCHISTA HIDALGUENSE

Comparte se te ha gustado