Banner

Se logró evitar una tragedia de dimensiones “incalculables” en Cuautepec, dice Olivares

El secretario de Gobierno de Hidalgo, Guillermo Olivares, aseveró que la mañana de este jueves se evitó una posible “tragedia” que pudo superar la magnitud de la explosión de Tlahuelilpan, ante la fuga de hidrocarburo por una toma clandestina de un ducto en la comunidad de Almoloya, ubicada en Cuautepec de Hinojosa.

Después de dos ruedas de prensa, la primera en el punto de la fuga y la segunda en palacio de gobierno, el gabinete de seguridad confirmó que el vertedero de hidrocarburo de un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), la madrugada del jueves, se produjo por una toma clandestina no hermética, misma de la cual se dio cuenta tras recorrido de personal de Logística de Pemex y elementos del Ejército mexicano en el derecho de vía.

Si bien se confirmó que no hubo incidentes mayores por la intervención para controlar y cerrar la fuga, además de la evacuación de personas de este puntos y zonas aledañas, no se registró ninguna detención.

El titular de Gobierno sostuvo que “afortunadamente se logró evitar una tragedia de dimensiones incalculables”, pues dijo que al llegar, por la mañana, al sitio aún burbujeaba el combustible.

Posiblemente estaríamos ante un escenario mucho más grave que lo que sucedió en Tlahuelilpan, de ahí la relevancia de que conozcamos que es lo que se evitó”, afirmó Olivares Reina ante una posible explosión y lo que  desencadenaría.

Los puntos que estuvieron en riesgo, de acuerdo con el subsecretario de Protección Civil y Gestión de Riesgos del Gobierno de Hidalgo, Francisco Quijas Cruz, fueron seis: las comunidades de Santa Rita, Francisco I. Madero, Almoloya, Texcaltepec, Tezoquipa y Vetoquipa, esta última perteneciente a Santiago Tulantepec. A sus habitantes se les desalojó desde las 7:00 horas  de la mañana y regresaron poco a poco a sus hogares.

Al reiterar el mensaje, Olivares Reyna explicó que si bien fue una fuga que no ponía en riesgo a la población, una chispa en ese punto desencadenaría una explosión mayor en las viviendas cercanas, que abarcaría con los cilindros de gas LP o de estacionales en las casas. 

“Cualquier chispa, cualquier colilla de cigarro pudo a ver desencadenado una conflagración de muy lamentables consecuencias”, insistió.

En tanto, llamó a la población denunciar este tipo de actividades, toda vez que no solamente pone en riesgo a los sustractores de este combustible, sino a la población.

“!Vamos, mejor ni averigüemos qué puede suceder, mejor esforcémonos todos y todas en evitar que esta práctica de robo de combustible continue!, tenemos varias lecciones aquí mismo en Hidalgo, lo que sucedió en Tlahuelilpan, no averigüemos que alcances puede una conflagración de esta naturaleza”, reflexionó.

En tanto, avizoró que se pueden hacer reformas, con el gobernador Julio Menchaca Salazar, en su calidad de presidente de la comisión de Justica de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) para impulsar reformas legislativas y aplicar la extinción de dominio bajo una competencia concurrente y que Hidalgo tenga la facultad de esta figura jurídica.

Ello, dijo, para quitar las ganancias a las personas por esta actividad delictiva y que pasen a manos directas del Estado.

BAJA HUACHICOL ROBADO EN CUAUTEPEC

En tanto el comandante de la 18 Zona Militar, Alfredo Salgado Vargas, confirmó que la presencia de tomas clandestinas de robo de combustible se incrementó en los municipios de Ajacuba, Tepetitlán y Huichapan, mientras que en Cuautepec se redujo, así como la desviación volumétrica.

En tanto, indicó que, de acuerdo con información de Pemex, 2022 cerró con aproximadamente 4 mil 900 tomas clandestinas en Hidalgo, mientras que en 2023 fueron alrededor de 2 mil 900.

Comparte se te ha gustado