Banner

Tras vidrios rotos e intento de robo de cable, “protegen” con veladores Nuevo Hospital General de Pachuca

Ante “desperfectos” como cristales rotos y el intento de robo de cables de conducción eléctrica en el Nuevo Hospital General de Pachuca, el inmueble solo es cuidado por algunos veladores, pero sin resguardo de elementos policiacos, indicó el secretario de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial de Hidalgo, Alejandro Sánchez García.

El funcionario indicó que hay registro de algunos incidentes “no mayores” en la estructura del nosocomio que fue inaugurado dos días antes de finalizar el sexenio de Omar Fayad Meneses, pero aún opera por irregularidades detectadas.

Sánchez García indicó que por estos hechos no hay personas detenidas, tampoco tienen cuantificadas las pérdida económicas.

El funcionario afirmó que, derivado de estos incidentes, solicitará la dependencia a su cargo que la Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSPH) realice rondines.

Sí lo vamos a hacer para que esté más seguro. De todos modos, ahí la zona está toda con barda y tiene cierta seguridad. No obstante, pues hemos tenido esos robos”,

expresó el funcionario.

El titular de la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial (Sopot) agregó que no han tenido pérdidas ni intento de robo del equipo al interior del nosocomio, aunque ese tema que corresponde a la Secretaría de Salud, dijo.

PREVÉN CONCRETAR ENTREGA-RECEPCIÓN

Por otra parte, mencionó que en febrero que finiquitarán todos los contratos que estaban vigentes y procederán a solicitar a la Secretaría de la Contraloría el acta entrega-recepción del inmueble

Dijo que ya habló con el contralor Álvaro Bardales Ramírez sobre la probabilidad de hacer una valoración completa de todo el hospital para poder efectuar la firmar de ese documento. 

Reiteró que todavía no es operable este espacio de salud debido a “que faltaba mucho por hacer” cuando entró en funciones la actual administración gubernamental.

Ejemplificó que los elevadores todavía no estaban electrificados, faltaban reparaciones en la red agua potable y la cisterna tenía algunas fugas, por lo que tuvieron que impermeabilizar de nuevo porque “no estaba bien hecha”.

Indicó que las empresas encargadas de este proyecto tuvieron que arreglar los desperfectos, pues de no hacerlo el gobierno estatal tendría que aplicar la fianza de vicios ocultos.

Comparte se te ha gustado