Banner

Heredan más de mil obras municipales sin recepcionar en la Contraloría

Más de un millar de obras en los 84 municipios de Hidalgo no han sido recepcionadas, lo que representa pagos pendientes y que los municipios estuvieran sometidas a las instancias de fiscalización en la pasada administración, reveló que el secretario de la Contraloría, Alvaro Bardales Ramírez.

“Nos heredaron una cantidad impresionante de obra no recepcionadas, una cantidad gigantísima”, dijo en entrevista.

Señaló que hay obras que están terminadas y en funcionamiento, pero “por determinada razón” no se cerró el ciclo completo.

“Al no cerrarse hay finiquitos pendientes de pagar de las obras, fianzas de garantía que no se han liberado, hay el ciclo completo del Compranet no cerrado. Fue una situación que dejaron en el abandono”, expuso.

Consideró que en muchos casos se trató de actos de corrupción, pues “era una forma de tener sometido a los ayuntamientos” por todas las instancias de fiscalización, no nada más por parte de la Contraloría estatal.

“Era una forma de presionarlos: no te cierro tu obra hasta que no me des alguna concesión o invitación a comer o lo que tú quieras o una dádiva, y eso vino haciendo un cúmulo de obras pendientes de entregar y recepcionar”, afirmó.

Sostuvo que hay municipios que acumularon hasta 300 obras no recepcionadas, pues “simplemente y sencillamente” se olvidaron de hacer ese trabajo.

Este problema se presenta principalmente en la Huasteca, pues dijo que confundieron “el término de lo que es una acción de una obra no terminada en el aspecto físico, financiero, no concluida al 100 por ciento” con una obra no ejecutada.

Ante “la infinidad de obras” con el ciclo de recepción inconcluso (económico, financiero y técnico), el funcionario estatal dijo que están acudiendo “municipio por municipio” para ir revisando cada una.

Aseveró que por ello durante 2023 la Contraloría tendrá un trabajo “muy impresionante”, que podría conllevar procedimientos de responsabilidad.

“Toda esa parte de las obras públicas se tienen que hacer lo mismo, son observaciones que se tienen que dar seguimiento, tengo que revisar una por una y son muchísimas más de mil, una por una, si la obra está terminada en funcionamiento, y las que tienen observaciones tendremos que iniciar los procedimientos de responsabilidad, de revisión, esa es la segunda etapa que nos trae en una gran actividad con los municipios”, indicó.

“Lo vamos afincar todo 2023, son muchísimas, para cerrar todas o fincar las responsabilidades”, agregó.

OBRAS DEBEN CERRAR EL 31 DE MARZO

El funcionario añadió que todas las obras que se programaron en 2022 deben estar ejecutada y cerradas al próximo 31 de marzo, tanto física como financieramente.

Entre ellas se encuentra el Nuevo Hospital General de Pachuca, en el cual se revisan 17 contratos asignados. En estos, dijo, se tiene “un cuidado especial”.

“El Hospital General de Pachuca, 17 contratos, para una misma obra, la revisión se hace por contrato; tenemos cuatro contratos terminados con el círculo completo (…) Los que están pintando continúan haciéndolo, los que están haciendo los elevadores todavía no termina de entregarlos, los que están con la impermeabilización y así”, expuso.

Asimismo, Bardales Ramirez agregó que la solventación de las observaciones emitidas a la administración anterior por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que asciende a 4 mil 700 millones de pesos, es un trabajo que llevará un año.

Mencionó que se deberá hacer la aclaración jurídica, lógica o técnica o, en su caso, fincar responsabilidades a los exfuncionarios responsables, procedimientos que no se aplicaron y se acumularon.

“Hay algunas que se van a solevantar, pero muchas más obedecen a responsabilidades administrativas que nunca se quisieron llevar a cabo, por eso se quedaron ahí. Si una observación tú la tienes y no inicias los procesos de responsabilidad y no sancionas a los servidores públicos, la federación no te va a decir ‘están resultas las observaciones’”, expresó.

Comparte se te ha gustado